Arriba, arriba y lejos: tome la clase de yoga más alta del mundo en la ciudad de Nueva York