Inicio / Yoga / La ciencia moderna está de acuerdo: El yoga puede ayudar con el dolor de espalda, la ansiedad y más

La ciencia moderna está de acuerdo: El yoga puede ayudar con el dolor de espalda, la ansiedad y más

Cuando los entusiastas del yoga salgan a los parques, calles y aceras entre las 7 y las 7:45 de la mañana en toda la India en el Día Internacional del Yoga, el 21 de junio, no sólo estarán celebrando una antigua tradición de bienestar, sino también una forma de ejercicio validada por la ciencia moderna.

Esta antigua combinación india de posturas físicas (asanas), técnicas de respiración (pranayama), relajación y meditación (dhyana) tiene sus raíces en la ciencia y, si se realiza bajo la dirección de un instructor experto, puede aportar varios beneficios para la salud. Las posturas de yoga estiran y tonifican los músculos, mejorando la forma física y la flexibilidad, reduciendo el estrés, mejorando el sueño y aumentando la calidad de vida.

Aunque todavía no ha sustituido a la medicina moderna, se prescribe cada vez más como complemento de la medicina alopática y la cirugía para aliviar los síntomas y ayudar a las personas a hacer frente a enfermedades específicas, como la depresión, la ansiedad, el dolor de espalda crónico, la hipertensión, la artritis y el estrés y el dolor postoperatorios.

Depresión, ansiedad

Una combinación de asanas y pranayama reduce los síntomas psicóticos y la depresión, mejora el proceso de pensamiento y la calidad de vida y produce cambios neurobiológicos positivos, como el aumento de los niveles de la «hormona de la felicidad», la oxitocina, según demostró una investigación del Instituto Nacional de Salud Mental y Ciencias Neurológicas de Bangalore (NIMHANS). Las técnicas y posturas de relajación también ayudan a los cuidadores de esquizofrénicos a sobrellevar el estrés que supone cuidar de una persona dependiente, las 24 horas del día.

Una combinación de posturas modificadas, técnicas de respiración y meditación ayuda a reducir el dolor y mejorar la capacidad de caminar y moverse, informan investigadores canadienses en la revista Pain Research and Management. Las clases semanales de yoga fueron tan eficaces para reducir el dolor lumbar y mejorar el movimiento de la espalda como la fisioterapia con ejercicios de estiramiento, según el estudio. Los beneficios duraron varios meses después de terminar las clases, según el estudio.

Enfermedades del corazón

El yoga ayuda a reducir los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas de forma similar al ejercicio convencional, como caminar a paso ligero, según un estudio publicado en la revista European Journal of Preventive Cardiology. El estudio descubrió que las personas que hacían yoga perdían una media de dos kilos, disminuían cinco puntos su presión arterial y reducían en 12 puntos sus niveles de colesterol malo perjudicial (lipoproteína de baja densidad).

«El yoga ayuda a la prevención primaria al controlar la hipertensión en personas muy estresadas, ayuda a los pacientes a recuperarse del dolor y la preocupación asociados a la cirugía de bypass, y ayuda a los pacientes mayores con hipertensión a hacer ejercicio suave», dice el doctor Ravi R Kasliwall, presidente de cardiología preventiva de Medanta-The Medicity. «Sin embargo, nunca debe dejar de tomar los medicamentos recetados sólo porque haya perdido peso o se sienta mejor», advierte.

Artritis

Las personas con artritis que hacen yoga tres veces a la semana mostraron mejoras en los niveles de dolor, energía, estado de ánimo y salud física en comparación con el grupo que no lo hizo, y los efectos duraron incluso nueve meses después, informó un estudio en el Journal of Rheumatology. Dado que los principales tipos de artritis -la artrosis y la artritis reumatoide- son muy diferentes, los beneficios del yoga pueden variar mucho.

Las posturas suaves de yoga y los ejercicios de respiración ayudan a las personas con diabetes que no quieren o no pueden hacer actividad física (gimnasio, entrenamiento de fuerza, correr) debido al sobrepeso, a la movilidad limitada de las articulaciones o al hombro congelado, a ponerse en forma para realizar formas más vigorosas de ejercicios necesarios para tener un efecto directo en el control de la glucosa, informó un estudio del AIIMS de 2014.

«La actividad física mejora la sensibilidad a la insulina y el control de la glucemia, pero el yoga debe utilizarse únicamente como tratamiento complementario. No puede sustituir a la prescripción de medicamentos modernos para controlar la glucemia ni al ejercicio terapéutico probado con el tiempo, como caminar», afirma el Dr. Anoop Misra, presidente del Centro Fortis C-DOC de Diabetes, Enfermedades Metabólicas y Endocrinología de Nueva Delhi.

Puede interesarte

Los 6 deportes que hay que elegir para aliviar el dolor de espalda

Natación, yoga, ciclismo… Existen deportes respetuosos con la espalda. Sin embargo, hay que respetar ciertas …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *