Inicio / Consejos / Para reducir el deterioro cognitivo previo al Alzheimer, acércate a la esterilla de yoga

Para reducir el deterioro cognitivo previo al Alzheimer, acércate a la esterilla de yoga

La paz interior y un cuerpo flexible pueden no ser los beneficios más valiosos que ofrecen el yoga y la meditación, según sugiere una nueva investigación realizada por un equipo de neurocientíficos dirigido por la UCLA.

El equipo descubrió que un curso de tres meses de práctica de yoga y meditación ayudaba a minimizar los problemas cognitivos y emocionales que suelen preceder a la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, y que era incluso más eficaz que los ejercicios de mejora de la memoria que se han considerado el estándar de oro para gestionar el deterioro cognitivo leve.

«El entrenamiento de la memoria fue comparable al yoga con meditación en cuanto a la mejora de la memoria, pero el yoga proporcionó un beneficio más amplio que el entrenamiento de la memoria porque también ayudó con el estado de ánimo, la ansiedad y las habilidades de afrontamiento», dijo Helen Lavretsky, autora principal del estudio y profesora residente en el departamento de psiquiatría de la UCLA.

Las personas con deterioro cognitivo leve tienen dos veces y media más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

El estudio, que aparece el 10 de mayo en la revista Journal of Alzheimer’s Disease, es el primero que compara los resultados del yoga y la meditación con los del entrenamiento de la memoria, que incorpora actividades que van desde los crucigramas hasta los programas informáticos disponibles en el mercado. El estudio de 25 participantes, todos mayores de 55 años, midió los cambios no sólo en el comportamiento sino también en la actividad cerebral.

«Históricamente y de forma anecdótica, se ha pensado que el yoga es beneficioso para envejecer bien, pero ésta es la demostración científica de ese beneficio», dijo Harris Eyre, autor principal del estudio, candidato a doctor en la Universidad australiana de Adelaida y ex becario Fulbright en el Instituto Semel de Neurociencia y Comportamiento Humano de la UCLA. «Estamos convirtiendo la sabiduría histórica en el alto nivel de evidencia necesario para que los médicos recomienden la terapia a sus pacientes».

Lavretsky y Eyre estudiaron a participantes que habían informado de problemas con su memoria, como la tendencia a olvidar nombres, caras o citas o a extraviar cosas. Los sujetos se sometieron a pruebas de memoria y escáneres cerebrales al principio y al final del estudio.

Once participantes recibieron una hora a la semana de entrenamiento para mejorar la memoria y dedicaron 20 minutos al día a realizar ejercicios de memoria: asociación verbal y visual y otras estrategias prácticas para mejorar la memoria, basadas en técnicas respaldadas por la investigación.

Los otros 14 participantes tomaron una clase de una hora a la semana de Kundalini yoga y practicaron la meditación Kirtan Kriya en casa durante 20 minutos cada día. El Kirtan Kriya, que implica cantos, movimientos de manos y visualización de la luz, se ha practicado durante cientos de años en la India como forma de prevenir el deterioro cognitivo en los adultos mayores, dijo Lavretsky.

Después de 12 semanas, los investigadores observaron mejoras similares entre los participantes de ambos grupos en las habilidades de memoria verbal, que entran en juego para recordar nombres y listas de palabras. Pero los que habían practicado yoga y meditación mejoraron más que los otros sujetos en las habilidades de memoria visual-espacial, que entran en juego para recordar lugares y navegar mientras se camina o se conduce.

El grupo de yoga-meditación también obtuvo mejores resultados en cuanto a la reducción de la depresión y la ansiedad y la mejora de las habilidades de afrontamiento y la resiliencia al estrés. Esto es importante porque aceptar el deterioro cognitivo puede ser emocionalmente difícil.

«Cuando se tiene una pérdida de memoria, se puede estar bastante ansioso al respecto y eso puede llevar a la depresión», dijo Lavretsky, que también es investigador del Instituto Semel.

Los investigadores informan de que las mejoras externas de la memoria de los participantes se correspondían con cambios perceptibles en su actividad cerebral. Utilizando imágenes de resonancia magnética funcional, demostraron que los sujetos de ambos grupos presentaban cambios en su conectividad cerebral, pero los cambios entre el grupo de yoga eran estadísticamente significativos, mientras que los cambios en el grupo de memoria no lo eran.

Los investigadores atribuyen los efectos positivos de la «aptitud cerebral» del ejercicio consciente a varios factores, como su capacidad para reducir el estrés y la inflamación, mejorar el estado de ánimo y la capacidad de recuperación, y aumentar la producción del factor de crecimiento neurotrófico derivado del cerebro, una proteína que estimula las conexiones entre las neuronas y pone en marcha la actividad de la telomerasa, un proceso que reemplaza el material genético perdido o dañado.

«Si usted o sus familiares están intentando mejorar su memoria o contrarrestar el riesgo de desarrollar pérdida de memoria o demencia, una práctica regular de yoga y meditación podría ser una solución sencilla, segura y de bajo coste para mejorar su capacidad cerebral», dijo Lavretsky.

Puede interesarte

Recuperación del deporte: Cosas que no se hacen (y se deberían hacer)

La recuperación después del deporte es, en mi opinión, seguramente el aspecto más descuidado de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *