Postura del pez: 5 variaciones de Matsyasana para aumentar la flexibilidad y la energía

Matsyasana, también conocida como Postura del Pez, ofrece una variedad de beneficios físicos, terapéuticos y psicológicos. También puedes probar variaciones de Matsyasana para romper la monotonía.

En yoga, Matsyasana, o postura del pez, implica estirar la parte frontal del cuerpo, incluidos los abdominales, el pecho y el cuello. Mejora la flexibilidad, alivia problemas estomacales como el estreñimiento y ayuda a relajarse. Esta asana de yoga tiene muchos beneficios para la salud. Pero no es necesario que hagas la misma postura todos los días. Puedes combinarlo con otras asanas de yoga como Sukhasana o Lotus Pose (Padmasana). Permítanos contarle más sobre las variaciones de Matsyasana y cómo realizarlas.

¿Qué es Matsyasana o postura del pez?

Matsyasana es una asana que se asemeja a la cola de un pez. Te invita a experimentar la gracia de nadar en el agua, dice el experto en yoga Dr. Hansaji Yogendra. Al igual que las olas, Matsyasana puede brindarle una variedad de beneficios físicos, terapéuticos y psicológicos.

Una mujer realiza Matsasana
La postura del pez mejora la flexibilidad. Imagen: Shutterstock

¿Cuáles son los beneficios para la salud de Matsyasana?

Como todas las asanas de yoga, puede calmar tu mente. Pero tiene más beneficios que ofrecer:

1. Beneficios físicos

  • Estirar los músculos abdominales y pectorales masajea los órganos internos, dice un experto.
  • Fortalece y tonifica el suelo pélvico y los músculos del esfínter.
  • Mejora la flexibilidad estirando los flexores de la cadera.

2. Beneficios terapéuticos

  • Estirar los músculos del cuello ayuda a regular el funcionamiento de la tiroides y el timo, mejora el metabolismo y el sistema inmunológico.
  • Alivia dolencias abdominales como estreñimiento, hemorroides inflamadas y sangrantes.
  • Alivia los trastornos de los órganos pélvicos, especialmente los órganos reproductivos, y reduce la probabilidad de prolapso vaginal e incontinencia de esfuerzo.

3. Beneficios psicológicos

  • Promueve una sensación de bienestar.
  • Crea paz y relajación.
  • Desarrolla fuerza, conciencia y armonía.

¿Cómo hacer Matsasana?

Para hacer la postura de Piscis, comience recostándose boca abajo sobre su colchoneta con los brazos a los lados. Los pies deben mantenerse juntos con los talones tocándose y los dedos apuntando hacia arriba. El Dr. Yogendra dice que debes relajar la mente y respirar normalmente mientras haces esta postura.

  • Doble las piernas suavemente con las manos.
  • Coloque las manos debajo de la cabeza, doblando el codo.
  • Agarre los codos opuestos y deje que las manos descansen sobre la colchoneta por encima de su cabeza.
  • Mantén la posición y respira rítmicamente durante uno o dos minutos.
  • Para soltar, desabrocha los brazos, flexiona las piernas y vuelve a la posición inicial.

¿Cuáles son las variaciones de Matsyasana?

No existe una sola forma de hacer la postura de Piscis. Aquí hay algunas opciones más que puedes probar:

Leer también

La mejor muñequera para el gimnasio: 5 opciones para mejorar tu rendimiento en el entrenamiento

1. Sosteniendo los dedos de los pies Matsyasana

  • Acuéstese boca arriba.
  • Doble las piernas en Padmasana.
  • Sujete los dedos gordos del pie con los dedos.
  • Manténgalo así durante unos segundos mientras respira profundamente.

2. Matsyasana de brazos cruzados

  • Acuéstese boca arriba y mantenga las piernas extendidas.
  • Doble las piernas en Sukhasana o Padmasana.
  • Cruza los brazos debajo de la cabeza y coloca las manos sobre los hombros opuestos.
  • Manténgalo así durante unos segundos mientras respira profundamente.

3. Matsyasana Sukhasana

  • Siéntate con las piernas cruzadas en Sukhasana (postura fácil).
  • Coloque sus manos debajo de sus caderas, con las palmas hacia abajo.
  • Arquea la espalda, levanta el pecho e inclina la cabeza hacia atrás.
  • Mantén esta posición durante unos segundos y respira profundamente.

4. Matsyasana en Padmasana

  • Siéntate en Padmasana (postura del loto).
  • Mantenga las manos debajo de las caderas y las palmas hacia abajo.
  • Inclínese hacia atrás, levante el pecho e incline la cabeza hacia atrás.
  • Respira profundamente mientras mantienes esta posición.

5. Matsyasana con piernas extendidas

  • Acuéstese boca arriba con las piernas extendidas.
  • Coloque sus manos debajo de sus caderas, con las palmas hacia abajo.
  • Levanta el pecho, arquea la espalda e inclina la cabeza hacia atrás.
  • Mantén la postura durante unos segundos mientras respiras profundamente.

¿Quién debería evitar Matsyasana?

Aunque hacer Matsasana puede curar muchos de tus problemas de salud, algunas personas deberían evitarlo.

Una mujer sufre un infarto.
Las personas con problemas cardíacos no deberían hacer la postura del pez. Imagen cortesía: Freepik
  • Matsyasana implica estiramientos extremos, que pueden exacerbar el dolor articular en personas con artritis severa.
  • Las personas con enfermedades cardíacas deben evitar la postura, ya que una flexión intensa de la espalda puede forzar el sistema cardiovascular.
  • La presión sobre el abdomen durante Matsyasana puede agravar afecciones como úlceras pépticas y hernias, afirma un experto.
  • Las personas con lesiones en la columna o problemas crónicos de espalda deben evitar Matsyasana, ya que puede afectar la columna.

Matsyasana es una postura de yoga poderosa que debe practicarse conscientemente con una respiración constante y profunda, dice un experto. Ya sea practicando los clásicos o profundizando en estas variaciones de Matsyasana, la esencia sigue siendo la misma.

Puede interesarte

Lujo psicodélico: el retiro de hongos mágicos de la moda donde los directores ejecutivos y las celebridades se embarcan en el autodescubrimiento

Los fundadores de Journeymen Collective, Rob Grover y Gary Logan, dicen que su empresa ofrece …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *