Inicio / Pruebe estas ocho posturas de yoga que ayudan a combatir la endometriosis

Pruebe estas ocho posturas de yoga que ayudan a combatir la endometriosis

Después de su diagnóstico de endometriosis y la posterior cirugía, Meredith Koloski está pagando un perro hacia abajo a la vez. Esta mujer de 42 años, nacida en Little Silver, Nueva Jersey, y con 15 años de experiencia en el mundo del yoga, comenzó con EndOM Yoga, sus clases y talleres de yoga con cita previa, con la misión, dice, de «ayudar a las mujeres con endometriosis y enfermedades autoinmunes a sentirse menos abrumadas y a ser más defensoras de su propio bienestar». Si no puedes reservar una cita con ella, no te preocupes: Koloski dice que puedes aprovechar los beneficios de estas ocho posturas de yoga en casa, respirando profundamente, estirándote y relajándote para ayudar a aliviar el dolor crónico.

Postura del Rayo o de la Roca (Vajrasana) 

Entra en ella: Arrodíllate y deja caer el trasero hasta los talones. «Cuando te sientas en la Pose de la Roca, ejerce presión sobre los órganos reproductivos y aumenta la circulación en la zona pélvica», dice Koloski. «Respira larga y profundamente«.

Lo que hace: «Con los talones en línea recta hacia las nalgas, estimulan dos puntos de presión de acupuntura. Si experimentas cólicos menstruales dolorosos, girar en esta postura puede ayudar a aliviar tu dolor al estirar los tejidos y estimular el hígado».

Sat Nam Kryia: Estoy de acuerdo con la verdad interior.

Entra en el juego: «Entrelaza todos los dedos, excepto los índices, apuntando hacia arriba. Levanta los brazos rectos hacia arriba y gira la parte superior de los brazos hacia dentro, de manera que queden abrazando las orejas. En esta posición, cantarás el mantra ‘Sat Naam‘. Repítelo de 1 a 3 minutos. Al final del canto, inhala completamente y aguanta, imaginando que estás enviando la energía hacia arriba a través de la parte superior de la cabeza. Exhala. Es importante descansar después para dejar que el sistema se regenere».

Lo que hace: «Este ejercicio activa el sistema nervioso parasimpático, permitiendo que el cuerpo se regenere», dice Koloski.

  1. Sentadilla (Malasana)

Cómo hacerla: De pie, con los pies separados a la anchura de las caderas, dobla las rodillas y baja las caderas, poniéndote en cuclillas.

Para qué sirve: «Esta postura es ideal para los dolores de la menstruación, el dolor de la endometriosis y los problemas digestivos», dice Koloski. «Abre tu área pélvica, aumenta la flexibilidad y la circulación en esta zona». ¿Necesitas modificar o te has operado recientemente? Koloski aconseja colocar una almohada debajo de los talones, apoyarse en una pared como soporte o sentarse sobre una almohada o unas mantas.

Pausa de la respiración

INHALE: «Inhale profundamente y haga una pausa de 5 a 10 cuentas», dice Koloski. «Exhala, haciendo una pausa de 5 a 10 cuentas. Empieza con 3 minutos y ve subiendo hasta los 8 minutos».

LO QUE HACE: «La meditación y el trabajo respiratorio ayudan a controlar nuestros niveles de estrés y pueden aliviar algunas tensiones. Muchos de nosotros con endo tienen un sistema nervioso central acelerado debido a años de dolor, también conocido como sensibilización central. Simplemente cerrando los ojos y llevando la mirada suavemente hacia la frente, activamos la glándula pineal», explica Meredith.

Flexión hacia delante (Janu Sirasana)

Flexión hacia delante (Janu Sirasana)

INICIA: Ponte de pie, luego dóblate, bajando la cabeza hasta las rodillas.

LO QUE HACE: Esta postura es «una vida más segura después de la cirugía», dice Koloski. «No importa cómo la modifiques, una flexión hacia adelante de la cabeza a las rodillas apoya tu sistema reproductivo y digestivo, estimula tu hígado y riñón, alivia la ansiedad, la fatiga, los dolores de cabeza, los calambres menstruales, e incluso puede calmar la depresión leve. Esta postura también es calmante porque estimula el meridiano de la vejiga que, según la medicina china, fluye por la parte posterior del cuerpo y la parte posterior de las piernas. El canal de la vejiga urinaria tiene que ver con nuestra capacidad para afrontar la vida y los cambios».

Respiración en 3 partes (Supta Baddha Konasana)

INICIA: Coloca una mano en el corazón y otra en el vientre. Siente cómo el vientre se eleva, las costillas se expanden y el corazón se eleva al inhalar. Al exhalar, el corazón se adentra, las costillas se abrazan y el vientre se mueve suavemente hacia la columna vertebral.

LO QUE HACE: «Estimula los órganos abdominales como los ovarios, la vejiga y los riñones. Utiliza estas posturas en momentos de dolor, hinchazón o malestar. Todo comienza con nuestra mentalidad. Si practicamos enfocando el dolor como nuestro maestro, como nuestro mensajero, podemos empezar a abrazar lo que nuestro cuerpo está tratando de comunicar y cambiar nuestro enfoque hacia la curación, nuestra creatividad, nuestra sensualidad, nuestra valía y eliminar los bloqueos para permitir que la energía fluya libremente y sanar.»

Ritmo Sufí

INICIA: «Siéntate y pon las manos en las rodillas. Comienza a girar en el sentido de las agujas del reloj en grandes círculos. (Flexiona la columna hacia delante, hacia la derecha, hacia atrás y hacia la izquierda). Después de un minuto, muévete en sentido contrario a las agujas del reloj. Haz una pausa al terminar y fíjate en tu respiración. ¿Es fácil, superficial, profunda? ¿Puedes relajar el vientre o tiendes a retenerlo? Imagina que respiras dentro de tu útero».

LO QUE HACE: «Es bueno para la digestión, el estreñimiento y el alivio del estrés», dice Koloski.

Puede interesarte

A los 53 años, los 🔥 abdominales de Heather Graham chisporrotearon mientras lucía un diminuto bikini

A los 53 años, los 🔥 abdominales de Heather Graham chisporrotearon mientras lucía un diminuto bikini

Heather Graham está viviendo su mejor vida en Jamaica, y tiene las instantáneas para demostrarlo. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *