¿Puede Face Yoga realmente rellenar la piel flácida y reducir las arrugas?

Es posible que hayas visto estos videos en todas las redes sociales: mujeres haciendo expresiones faciales extrañas y repetitivas y usando sus manos para empujar y jalar su piel. Si bien no está claro cuándo y dónde se originó el yoga facial (algunas fuentes sospechan que vino de Japón), la práctica ha conquistado al movimiento antienvejecimiento. Los videos de yoga facial de antes y después muestran a mujeres cuyos rostros han sufrido cambios dramáticos: su piel se ve más firme, tonificada y menos hinchada después de ejercicios faciales diligentes, o eso afirman los usuarios. Pero, ¿realmente el yoga facial puede resultar en una transformación tan impresionante como el Botox? La respuesta corta: la práctica diligente a largo plazo puede producir cambios notables, como mejillas pronunciadas y una apariencia tonificada. La combinación de yoga facial con gua sha, otra técnica antienvejecimiento, probablemente produzca resultados aún más impresionantes. Sigue leyendo para obtener la imagen completa.

¿Qué es el yoga facial?

Sencillamente, el yoga facial es un ejercicio facial. Se caracteriza por movimientos, expresiones y técnicas que trabajan los músculos de la cara. La teoría es que fortalecer los músculos faciales levanta y tonifica el rostro, rellena las mejillas (los músculos faciales más grandes) y reduce la aparición de arrugas.

¿La investigación respalda los beneficios del yoga facial?

Existe alguna evidencia de que el yoga facial mejora la «plenitud facial» y combate el envejecimiento. Un estudio de 2018 publicado en JAMA Dermatología probó el yoga facial en 16 participantes entre 40 y 65 años de edad. Después de 20 semanas de tratamiento, que consistió en 30 minutos de ejercicios faciales diarios, los participantes experimentaron mejoras notables, que incluyeron plenitud en la parte superior e inferior de las mejillas y plenitud en la parte inferior de las mejillas. Los 16 participantes quedaron muy satisfechos con los resultados.

Otro estudio de 2018 publicado en el Revista japonesa de geriatría investigó otros beneficios potenciales del yoga facial (no solo estéticos). La investigación involucró a 53 participantes entre 65 y 87 años de edad. Algunos participantes completaron un programa de ejercicios faciales (dos sesiones diarias de 30 minutos) durante 12 semanas, y otros participantes estaban en un grupo de control (no hicieron ejercicios faciales). Al final, los investigadores concluyeron que las sesiones diarias de ejercicios faciales mejoraron la salud mental, la expresión facial y la fuerza muscular de la lengua, todo lo cual está relacionado con la longevidad.

Por otro lado, una revisión científica de 2013 de múltiples estudios de ejercicios faciales determinó que necesitamos más evidencia para demostrar los beneficios del yoga facial. Los autores de la revisión argumentaron que los estudios anteriores a 2013 eran demasiado pequeños y no controlaron las variables de confusión. (Una variable de confusión es aquella que podría influir en los resultados del estudio. Tal variable haría que no quedara claro si el yoga facial fue el solo razón por la cual las características faciales de los participantes mejoraron).

Durante el 2018 Revista japonesa de geriatría estudio tuvo un grupo de control, el 2018 JAMA Dermatología estudio no lo hizo. Entonces, tenemos alguna evidencia de que el yoga facial tiene beneficios contra el envejecimiento y la salud, pero necesitamos más investigación para respaldar estas teorías.

¿Cuáles son las técnicas de yoga facial más comunes?

Si está interesado y quiere probar algunas técnicas usted mismo, consulte estos ejercicios recomendados por expertos en yoga facial.

frente lisa

Tome la palma de su mano derecha y alísela de izquierda a derecha sobre su frente. Repite el movimiento con la mano izquierda (alisa la frente de derecha a izquierda). Use suficiente presión para empujar suavemente sobre su frente, pero no tanto como para tirar de su piel.

Objetivo: Esta técnica está diseñada para reducir la tirantez y la tensión muscular, previniendo las líneas finas y las arrugas. También mejora la circulación en la zona.

Prensas de mejillas

Levanta los dedos índice y medio de ambas manos. Presiona tus dedos suavemente en tus pómulos, justo debajo de las manzanas de tus mejillas. Luego despega. Presiona y levanta a lo largo de tus mejillas, desde las comisuras exteriores de tus labios hacia tus orejas.

Objetivo: Este movimiento está diseñado para estimular los músculos de las mejillas y aumentar la circulación.

Fortalecedores de ojos

Presiona la palma de tu mano en tu frente. Sin mover la frente, mueva la mirada hacia arriba y hacia la derecha, luego mire hacia abajo. Mueva su mirada hacia arriba y hacia la izquierda, y mire hacia abajo. Repite este movimiento ocular durante un minuto completo.

Objetivo: Este ejercicio ayuda a volver a entrenar los músculos faciales para usar más los ojos y menos la frente; la idea es que los músculos oculares más fuertes evitarán que se arrugue la frente.

Estiramiento de cuello

Entrelaza los dedos, con las palmas hacia adentro. Aleje las manos de usted para que sus brazos se estiren; es posible que sienta un ligero estiramiento en los hombros. Mira abajo; el estiramiento debe profundizarse. Luego, mueva lentamente la barbilla hacia arriba y hacia la izquierda, en un ángulo de 45 grados. Haga una pausa y tome algunas respiraciones, luego mueva la barbilla hacia el centro. Lentamente muévalo hacia arriba y hacia la derecha, haga una pausa y luego vuelva a moverlo hacia el centro. Repita durante dos minutos.

Objetivo: Este movimiento estira los músculos del cuello, lo que alivia la tensión en la cara. Con el tiempo, también ayuda a mejorar la postura del cuello.

¿Por qué deberías emparejar el yoga facial con el gua sha?

Si bien el yoga facial puede ayudar a fortalecer los músculos faciales, relajar la tensión y aumentar la plenitud de las mejillas, no es la única técnica antienvejecimiento. Gua sha, una técnica de masaje que utiliza una herramienta facial de piedras preciosas, promueve el drenaje linfático, alivia la hinchazón y reduce la inflamación. Con el tiempo, estos beneficios pueden darle al rostro un aspecto más «esculpido». ¿Interesado? Mira este tutorial de gua sha.

¿Cuál es el resultado final?

Si bien el yoga facial probablemente no creará los cambios dramáticos que esperas, no tiene efectos dañinos. (¡A menos que cuente la vergüenza de hacer esas expresiones faciales frente a amigos o familiares!) Si practica diligentemente y agrega gua sha a su rutina, incluso podría estar lo suficientemente satisfecho como para evitar el botox.

Puede interesarte

yoga mudra, overthinking

Supere el pensamiento excesivo con este sencillo mudra de yoga | noticias de fitness

Reflexión Es una lucha común que enfrentan muchas personas y romper con el hábito puede …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *