Un reduccionismo malinterpretado al sexo.

Tantra a menudo se malinterpreta como una forma de práctica sexual exótica. La verdad está lejos de eso. Tal percepción atroz proviene de orientalistas verborrágicos sin experiencia que no logran comprender la profundidad y complejidad espiritual de la antigua tradición y perpetúan tal patraña. Con origen en la India alrededor del siglo V EC, Tantra fue un movimiento místico y espiritual que buscaba alcanzar un estado superior de conciencia a través del ritual, la meditación y el yoga. El objetivo era trascender el poder y la energía espiritual de nuestra existencia material, que domina en la parte inferior de nuestra columna vertebral llamada chakras, a los más altos que conducen a la elevación de la conciencia que conduce al samadhi.

La filosofía del Tantra enfatiza la interconexión de todas las cosas en el universo. Busca alcanzar un nivel superior de despertar espiritual. Ve el cosmos como una encarnación de lo divino, un tapiz majestuoso tejido con hilos de amor, sabiduría y energía creativa. En el corazón mismo de esta filosofía se encuentra el concepto de shakti, la energía femenina divina que impregna todo en el universo. La noción de shakti, encarnada como la divinidad femenina, está dotada del poder de la creación que da como resultado el nacimiento de cientos y miles de universos. En otras palabras, es el Prana o la energía de la creación. Al mismo tiempo, la energía sexual también se puede transmutar en vibraciones creativas superiores utilizando técnicas de meditación, ya que forma parte integral de todo el vórtice de energía. Según el Tantra, la divinidad materna se infunde con el creador o el Param Shiva. Por lo tanto, se puede acceder al creador con el uso de shakti. Esto se logra activando el vórtice de los centros de energía que yacen en nuestro cuerpo sutil, comúnmente llamados «Chakras».

Tantra nos enseña que todo en el universo, incluida nuestra sexualidad, está infundido con energía divina, esperando ser aprovechado y utilizado para el crecimiento espiritual. Pero no es una práctica para pusilánimes o impulsivos. Tantra requiere una amplia formación, preparación y compromiso. Solo debe enseñarse a aquellos que estén dispuestos a utilizar estas prácticas de manera ética y responsable. Una de las principales razones por las que, a pesar de su rica historia y significado espiritual, Tantra ha sido tergiversado en Occidente como una práctica puramente sexual se debe principalmente a la versión distorsionada de Tantra que se popularizó durante el movimiento de contracultura de la década de 1960 y más allá. El interés occidental en las religiones y filosofías orientales, incluido el Tantra, condujo a la disponibilidad de traducciones de textos indios y la popularidad de los gurús que incorporaron elementos del Tantra en sus enseñanzas. Sin embargo, la versión de Tantra popularizada en Occidente se centró principalmente en la sexualidad y el hedonismo, descuidando los aspectos espirituales más profundos de la tradición. Desafortunadamente, esta tergiversación ha llevado a un malentendido generalizado del Tantra como una práctica únicamente sexual, perpetuada por la comercialización y la apropiación con fines de lucro.

En el corazón de Tantra se encuentra el arte de «tejer» o «expansión», un viaje hacia el crecimiento espiritual que va mucho más allá de su asociación popular con el sexo. Implica varias técnicas que activan y equilibran los siete centros de energía o chakras del cuerpo. Primero, despierta la energía latente en la base de la columna, conocida como kundalini. Los chakras son poderosos centros de energía alineados a lo largo de la columna vertebral, cada uno de los cuales corresponde a diferentes aspectos de la experiencia humana. Los chakras deben activarse para mejorar estos aspectos de la experiencia humana; técnicas de respiración y mantras son herramientas vitales. Los mantras son palabras o frases que se repiten durante la meditación, cada una correspondiente a un chakra en particular, lo que ayuda a desbloquear todo su potencial. Otra técnica utilizada en Tantra es el uso de yantras, diagramas geométricos que sirven como ayudas visuales durante la meditación, también correspondientes a chakras específicos. Trabajando con mantras y yantras, los chakras se estimulan y equilibran, creando una mayor conciencia espiritual. En el centro del Tantra se encuentra el despertar de la kundalini, la energía de la serpiente enroscada que yace latente en la base de la columna vertebral. Este despertar se logra a través del trabajo de respiración, la meditación y las asanas de yoga. Puede ser una experiencia profunda que conduce a la iluminación espiritual. Sin embargo, se recomienda precaución y se recomienda que tales prácticas se realicen bajo la guía de un maestro experimentado.

Bengala ha sido cuna de muchos tántricos espiritualmente elevados y renombrados, que han caminado por su exuberante tierra durante generaciones. La región ha dado a luz a algunos de los sabios espirituales más destacados de la historia del imponente y poco convencional Bama Khepa y su ilustre discípula Tara Khepa. Incluso se dice que Sri Ramakrishna probó algunas prácticas tántricas en su esfuerzo por alcanzar la verdad suprema. Su máxima citada a menudo explica esto de manera famosa y gráfica: «Hay tantos caminos hacia lo supremo como opiniones». Ya sea Tantra, mantra o yantra, ¡todos son caminos válidos hacia Dios! Una leyenda que se destaca es la de Bama Khepa, el místico loco que residía en los campos de cremación de Tarapith en Bengala Occidental. La Reina de la tierra nombró a Bama Khepa el sacerdote principal de su templo a pesar de la oposición de los cuidadores del templo y otros altos funcionarios gubernamentales debido a su comportamiento poco convencional. En un caso, al no haber podido convencer a la reina, conspiraron para golpear y expulsar a Bama Khepa del templo. Lograron golpear violentamente y mutilar al santo. Se dice que la Diosa Tara (una encarnación de la diosa Kali), la deidad del templo, se apareció a la Reina en su sueño para mostrarle la espalda roja e inflamada por las heridas. Ella le dijo a la reina soñadora: “¡Pensaron que golpearon a mi hijo, pero los tontos no sabían que todos los palos cayeron sobre mí! «La reina ordenó una búsqueda masiva de él y lo reintegró, y como la diosa Tara declaró, se le ofreció la comida del templo antes que ella.

John Woodroffe, un juez indio británico, quedó fascinado por las tradiciones tántricas mientras trabajaba en el Tribunal Superior de Calcuta. Tuvo la suerte de tener un gurú que le enseñó sánscrito y Tantra Sadhana. Como resultado, Woodroffe desempeñó un papel fundamental en llamar la atención del mundo occidental sobre Tantra a través de sus escritos, disipando la noción errónea de que Tantra solo se preocupaba por la sexualidad, enfatizando en cambio sus aspectos espirituales y filosóficos más amplios.

Tantra es una tradición que ha resistido la prueba del tiempo, un testimonio de su poder e influencia perdurables. Su impacto en la cultura y la espiritualidad de la India es innegable, inspirador y fascinante para personas de todo el mundo. Es un camino hacia el autodescubrimiento, una forma de conectarse con lo divino y explorar los misterios del universo. Tantra nos anima a abrazar todos los aspectos de nuestro ser, incluidas las partes que pueden considerarse tabú o prohibidas. Nos desafía a liberarnos de las limitaciones de nuestro ego y expandir nuestra conciencia.

Para apreciar verdaderamente la riqueza y complejidad del Tantra, debemos abordarlo con una mente abierta y un profundo respeto por el contexto espiritual y cultural en el que se sitúa. Al hacerlo, podemos descubrir los tesoros ocultos dentro de esta antigua tradición y embarcarnos en un viaje de autodescubrimiento y crecimiento espiritual.



LinkedIn


Descargo de responsabilidad

Las opiniones expresadas anteriormente son del autor.



FIN DEL ARTÍCULO



Puede interesarte

Keeping Up With Kareena Kapoor

Estén atentos a los diarios de yoga de Kareena Kapoor. Ver nueva publicación

Kareena Kapoor en una imagen fija del vídeo. (cortesía: anshukayoga) Nueva Delhi: Kareena Kapoor apuesta …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *